miércoles, 29 de mayo de 2013



Este mundo anda con las patas arriba, al decir de Eduardo Galeano, no solo por las guerras y otras desgracias, sino, además, por lo que mucha gente quiere imponer alzando la bandera de la lucha contra la tan llevada y traída homofobia.

Hoy he visto por Telesur, a todo bombo y platillo, el primer matrimonio gay de Francia, con boda filmada y todo, con beso boca a boca y todo, y con muchos de los mensajes en la red social twitter como aquel que lloró de emoción, o alguien que no pudo soportar tanta delicadeza y se le cortó el aliento, o alguien que se sintió el más feliz de los mortales por aquel hecho…, en fin, lágrimas, emociones, risas, felicidad ante un hecho tan sublime y bello.

Y yo, que también soy un simple mortal y que también tengo sentimientos, no entiendo cómo es que tanta gente y los grandes medios de comunicación quieren presentar estas cosas como lo más natural del mundo, y fíjense que no digo normal, que es otra cosa, sino natural. Entonces, ¿será natural que contraigan matrimonio dos personas del mismo sexo?

Para los creyentes, y para los que tienen dos dedos de frente, claro, Dios creó al hombre y a la mujer para que procrearan y se desarrollara la vida en la Tierra. A partir de esto todo lo demás no es natural, o para decirlo mejor, es innatural, sencillamente porque va contra la naturaleza biológica del ser humano, en este caso. Es decir, se es hombre o mujer, biológicamente hablando, lo otro, lo que tiene que ver con la orientación sexual y todas esas cosas es un trastorno de personalidad, o para decirlo mejor, es un trastorno de la conducta.

Y no solo de matrimonio se trata, porque lo más doloroso y peligroso para nuestra propia especie es que estas personas podrán adoptar hijos, y entonces, ¿quién será mamá, y quién será papá, como lo más natural? ¿Cuáles son los patrones que el niño o la niña tomarán para su formación? Pero, ¿he dicho formación? ¿A qué formación me refiero, porque sencillamente ese niño o esa niña será una cosa, algo amorfo en materia formativa, alguien perdido(a) por no tener una formación correcta como Dios manda, como se dice por mi tierra, o acaso alguien puede defender que eso es correcto. ¿Se dan cuenta de que no es natural?

Yo, lo juro por Dios, como también se dice por acá, no tengo nada contra los homosexuales, porque cada quien hace con su vida y con su cuerpo lo que más le plazca, y tengo amigos homosexuales, y me llevo bien con todos aquellos que son parte de mi profesión o de mi gremio o de mi medio de comunicación, siempre y cuando no se comporten como las “locas de carroza” de la que hablaba cierto escritor cubano.

Pero dar este tipo de noticias como lo más grande del mundo, defender a capa y espada esta manifestación evidentemente aberrada (porque es una aberración) es demasiado. No me importa que cada quien tenga la orientación sexual que quiera, es libre de eso, pero que me lo presenten por los medios de comunicación masiva como lo más natural del mundo. También es demasiado y es innatural, el que lo quieran hacer natural es lo más absurdo del mundo, porque la naturaleza, la más sabia al fin, creó al hombre y a la mujer, nada más.



  

0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares