sábado, 29 de julio de 2017

Los escudos, como las banderas, están conformados por elementos
que resultan símbolos históricos y sociales, y constituyen una
manera de identificar a un país, una provincia, una ciudad.
Así, la ciudad de Las Tunas tiene su escudo en el que se caracteriza al territorio en un breve espacio. 
El Escudo de nuestra ciudad tiene cuatro cuarteles o departamentos y en su parte superior izquierda aparece una abeja que simboliza el trabajo y la vocación del pueblo tunero en su afán de construir un mundo mejor.
La imagen de una llave representa la posición geográfica del territorio en el mapa de la nación y se ubica en la parte superior derecha, al lado de un cuartel que simboliza la rebeldía de sus habitantes.
Cuenta la historia que la ciudad de Las Tunas se fundó a la sombra de una gran ceiba, que servía de protección a los guerreros de entonces, y es este árbol uno de los elementos más prominentes del Escudo, que en su parte inferior refleja las ruinas del cuartel de las 28 columnas, antiguo bastión de los colonialistas españoles en su época y símbolo que ha trascendido en el tiempo.
La mujer tunera, todo un símbolo de Cuba toda no solo por su belleza, sino por su espíritu de lucha, tiene un lugar en el espacio del Escudo de la ciudad, figura que se complementa con una hoguera que recuerda las tres veces que fue quemada la ciudad durante las luchas independentistas.
Por supuesto que en el Escudo no podía faltar la frase del Mayor General Vicente García cuando al incendiar la ciudad el 26 de septiembre de 1876 expresó: “Tunas, con dolor en mi alma te prendo candela, pero prefiero verte quemada antes que esclava”.
El Escudo de la ciudad de Las Tunas fue diseñado Mary Cruz Medina, quien lo presentó al óleo sobre tela polícroma y enmarcada en madera y metal repujado en un concurso que ganó en 1937, y oficialmente identifica la ciudad desde el 9 de enero de 1939.


viernes, 9 de junio de 2017

Aquí está el Comandante supremo Hugo Chávez, dormido, en su siembra de sol y sombra, en su cobija de mármol fuerte, como él.

Se eriza la piel cuando se está cerca, cuando se posa la mano sobre el mármol que lo acoge, porque se sabe vivo, eterno como la historia misma que forjó.

En este, su Cuartel de la Montaña, en el mismo barrio 23 de Enero, cuyos habitantes aún lo lloran, como otros miles de Caracas, está el Comandante para iluminar a Venezuela toda y a Latinoamérica, hasta el fin de los tiempos.

Es este un lugar sagrado, visitado diariamente por venezolanos y foráneos que llegan a rendirle homenaje al Gigante sudamericano, que sigue guiando al continente, su continente.


lunes, 5 de junio de 2017

Aquí reposa El Libertador Simón Bolívar, ese grande de América toda.

Su vida y su ejemplo -que no sus restos- guían A Venezuela y a América por los caminos que él trazó. Desde el Panteón Nacional sigue siendo faro, luz, camino cierto para un mundo mejor, el mismo que soñó.

Quien llega hasta su morada no puede menos que sentir el orgullo de sentirlo cerca. Porque él, como los grandes hombres, nació un día para estar siempre, junto a los más humildes, que son la mayoría.

El Libertador está en su altar de la parroquia de Altagracia, en Caracas, donde lo escoltan otros grandes hombres y mujeres de esta tierra heroica.

jueves, 1 de junio de 2017

El Ávila es un símbolo de Caracas, la capital de Venezuela, porque acompaña a quienes habitan esta ciudad o la transitan con su imponente presencia y como un bastión que preserva a la urbe de las miradas de el Caribe.
Esta es una cordillera imponente que se extiende de este a oeste por todo el litoral de los estados Vargas, Ditrito Capital y Miranda, y es llamado el pulmón de la ciudad, que atrae la lluvia y resguarda de los vientos caribeños.

En tiempos de los habitantes originarios del territorio a este macizo montañoso se le llamaba Guaraira Reparo, es decir, Sierra Grande, aunque otros estudiosos aseguran que el verdadero nombre era wariarepano, porque representaba así al lugar de las dantas (alces), un mamífero muy común en esos montes.

Ya en 1600 toma el nombre de Ávila, el cual se debe al gobernador Gerónimo de Ávila, dueño de huertos en esa sierra.

Lo cierto es que desde hace muchos años el Ávila acompaña a los caraqueños, los guía como una brújula siempre al norte, y su majestuosidad siempre rodeada de nubes, es uno de los atractivos mayores de la ciudad, que clasifica entre las más bellas de América Latina, y Caracas es el Ávila y el Ávila es Caracas, en un binomio inseparable.

lunes, 29 de mayo de 2017

Este es un pedazo del Caribe venezolano, ese mar azul e infinito que une a los pueblos de esta emblemática región de Latinoamérica, cuyos habitantes tienen un toque que los distingue, con características muy peculiares.

Es un pedazo del Caribe que se distingue por las fuertes olas, como la propia fuerza de Venezuela, una tierra de compromiso y futuro. Y esa característica de este pedazo de mar no la tienen otros países, donde el Caribe es más sereno, quizás pensativo, meditador.

La foto fue tomada un sábado cualquiera, en que los caraqueños, habitantes del estado Vargas y de otras zonas aledañas, se fueron a pescar el sol de la mañana y a despedir el atardecer, como para demostrar parte de esta Venezuela pacífica y alegre, optimista, que la distingue en la región, esta Venezuela heroica que todos los días lucha por un mundo mejor.


Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares