lunes, 18 de septiembre de 2017

Nunca conocí personalmente a Omayda Alonso, la directora de Radio Reloj, pero desde hace mucho tiempo sé de su vida y de su obra por otros colegas, por el propio medio en que nos desarrollamos.

Por eso me duele su muerte, tan prematura, en la madurez de su carrera, cuando le quedaban tantas cosas por hacer, tanto por aportar a ese medio que minuto a minuto da noticias para mantener informada a la audiencia, al cual le dedicó con brillantez y entrega los últimos 10 años de su vida.

Nada que se escriba cuando alguien muere es suficiente para rendirle tributo, para apaciguar un poco el dolor que ocasiona la muerte a sus familiares y a quienes la rodean. Pero he necesitado escribir estas líneas, sencillas pero como mi pequeño homenaje a un ser humano extraordinario que desde ya deja un gran vacío en todos y en todo.



domingo, 10 de septiembre de 2017

Esta es una imagen de facebook que a mí me da la idea de cómo somos los cubanos (y eso nadie no los puede quitar porque está en la sangre) ante los diferentes momentos de la vida. Cuando la miré a primera vista me ratificó esa convicción y créanme que comencé a asombrarme al leer la mayoría de los comentarios y como no me conformo con haber dado mi opinión en esa red, prefiero personificarlo en mi blog, que es mi espacio personal.

Creo que a algunos se les ha ido la mano y hasta con ofensas. Cada quien tiene el derecho de actuar de la forma que quiera en situaciones determinadas y pueden ser actitudes criticables siempre que haya una razón de peso. Pero en este caso, ¿cuál es el delito? Es una actitud, quizás diferente pero una actitud.

El fotorreportero tilda la situación de «increíble», otra no escribe porque se le puede ir la mano y ofender, otro los tilda de estúpidos, otro que hay que meterlos presos; otro «descaraditis exhibicionista» y hasta una acusación por dinero mal habido; «pérdidas de valores, decadencia, indignación». ¿Será posible?

Solo Ernesto Agustín Vera González es atinado en su opinión porque en verdad así somos los cubanos y todos no podemos actuar mecánicamente, como si fuésemos robot, que por cierto mucho daño le ha hecho a nuestro país.

¿No decía el ilustre Benito Juárez que el respeto al derecho ajeno es la paz? Yo solo me guío por la foto y a mí lo que me parece es gracioso, y si se reflexiona ¿alguien sabe lo que les ha pasado a esos que juegan dominó? A lo mejor tienen más problemas en sus casas por «Irma» que todos los criticones juntos, y han buscado esa vía de escape para aliviar tensiones.

En fin, creo que ofender por ofender sí es una actitud incompatible con las normas de conducta y decencia. Si quieren jugar dominó debajo del aguacero, pues que jueguen, eso a la verdad, a nadie le importa. Y no digo más, para que me critiquen también.


sábado, 9 de septiembre de 2017



Dicen que su nombre proviene del primer habitante que vivió en el lugar: un pirata al que llamaban Juan Claro, de origen español que operaba en la zona. Entonces lo bautizaron como Cayo Juan Claro.

Como era un lugar convertido en un puerto para exportar el azúcar que se producía en el entonces central Delicias, se construyó un pedraplén que enlazaba por el mar a la tierra firme con el cayo, por donde pasaba el ferrocarril.

El cayo está ubicado en la parte norte del municipio de Puerto Padre, en la provincia de Las Tunas, y las primeras familias asentadas en la comunidad fueron trabajadores provenientes de Cascarero, en Chaparra, cuando se construye la vía férrea y el puerto.

Cuentan que en esa comunidad existían dos barrios que competían entre ellos: el barrio de la Cubereta y el barrio de Los Chopos, los cuales realizaban diferentes actividades culturales y recreativas como juegos de dominó, verbenas, donde se hacían danzas, teatros, declamaciones, diferentes juegos deportivos como el palo encebado, el barril en el agua, competencias de natación y de pesca.

Con el triunfo de la Revolución cubana se nombró Puerto Carúpano y en la actualidad cuenta con comunicación terrestre, con el circuito norte Delicias por un terraplén construido en el año 1960, el primero construido en el país para facilitar el transporte y la comunicación para el puerto mercantil, por donde se exportan los productos derivados del complejo azucarero Antonio Guiteras, de la localidad de Delicias. 

La principal tradición cultural de la comunidad es la pesca deportiva y entre las tradiciones artesanales están la costura, el bordado y el tejido.

El Cayo Juan Claro es un lugar emblemático del territorio que ocupa el municipio de Puerto Padre, y sus habitantes se enorgullecen por su hospitalidad y por ser hombres y mujeres del mar, eterno acompañante de sus alegrías y tristezas.





Deja que vivan en ti
la intensidad de ese amor 
de altas pasiones 
que tus luces apaguen las sombras
de cada caricia lujuriosa
enredada en la estatura de tu simiente
brotando rauda de tu aurora.
Deja que vivan en ti
las posiciones complicadas de la tarde
junto a tu silueta dibujada
en el vientre que te quema
cuando tus quejidos 
abren todos los ríos
y levantan todos los puentes 
para el único en tu vida.
Deja que vivan en ti
la madrugada que nunca fue
la distancia que borró los recuerdos
el ansia de los hijos imaginados.
Mas, sobre todo, 
deja que vivan en ti
ese amor que te hizo inmensa
y la prisa de cada entrega
enrumbada hacia el tiempo
para que no llores mañana.

sábado, 29 de julio de 2017

Los escudos, como las banderas, están conformados por elementos
que resultan símbolos históricos y sociales, y constituyen una
manera de identificar a un país, una provincia, una ciudad.
Así, la ciudad de Las Tunas tiene su escudo en el que se caracteriza al territorio en un breve espacio. 
El Escudo de nuestra ciudad tiene cuatro cuarteles o departamentos y en su parte superior izquierda aparece una abeja que simboliza el trabajo y la vocación del pueblo tunero en su afán de construir un mundo mejor.
La imagen de una llave representa la posición geográfica del territorio en el mapa de la nación y se ubica en la parte superior derecha, al lado de un cuartel que simboliza la rebeldía de sus habitantes.
Cuenta la historia que la ciudad de Las Tunas se fundó a la sombra de una gran ceiba, que servía de protección a los guerreros de entonces, y es este árbol uno de los elementos más prominentes del Escudo, que en su parte inferior refleja las ruinas del cuartel de las 28 columnas, antiguo bastión de los colonialistas españoles en su época y símbolo que ha trascendido en el tiempo.
La mujer tunera, todo un símbolo de Cuba toda no solo por su belleza, sino por su espíritu de lucha, tiene un lugar en el espacio del Escudo de la ciudad, figura que se complementa con una hoguera que recuerda las tres veces que fue quemada la ciudad durante las luchas independentistas.
Por supuesto que en el Escudo no podía faltar la frase del Mayor General Vicente García cuando al incendiar la ciudad el 26 de septiembre de 1876 expresó: “Tunas, con dolor en mi alma te prendo candela, pero prefiero verte quemada antes que esclava”.
El Escudo de la ciudad de Las Tunas fue diseñado Mary Cruz Medina, quien lo presentó al óleo sobre tela polícroma y enmarcada en madera y metal repujado en un concurso que ganó en 1937, y oficialmente identifica la ciudad desde el 9 de enero de 1939.


Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares