viernes, 26 de julio de 2013



Jose Alberto, a la izquierda, junto a su hermano Maikel.
Hoy es el cumpleaños de mi hijo José Alberto, el más pequeño, el estudiante de Medicina. El tiempo ha volado y hoy es un joven apuesto, responsable, amoroso y de estos tiempos.

Recuerdo ahora aquel 26 de julio de 1990. María, la madre, tuvo un parto difícil, porque pasó más de 24 horas en el salón y creo que fue la última que parió de todas las que ese día lo hicieron, y fueron muchas.

Como nosotros ya teníamos a Maikel, queríamos una hembra, y durante los tres primeros meses nos entusiasmamos con la idea, hasta que le hicieron el ultrasonido que determinó el sexo.

Comida familiar.
Y aquel cambio fue solo la noticia, y enseguida comenzamos a esperar con todo el amor del mundo al segundo varón, hasta que nació en horas de la noche.

A partir de entonces comenzó de nuevo la batalla que entraña la crianza de un hijo. Jose, a diferencia de Maikel, nació en un momento difícil para el país por la caída del campo socialista y la declaración del llamado Período Especial en tiempo de paz, entiéndase una etapa llena de carencia. Sin embargo, a Jose Alberto nunca le faltó nada para su pleno desarrollo.

Jose Alberto, Luis Enrique y Lili
Así pasó el tiempo, la etapa del círculo infantil, la enseñanza primaria, la secundaria y cuando ya estaba en condiciones de decidir qué estudiaría se inclinó por la Informática, y decidió que optaría por la carrera de técnico de nivel medio en un nuevo politécnico para después seguir en la Universidad de Ciencias Informática y no tendría problemas para lograrlo porque tenía un índice académico de 10 en computación y nueve en Matemática. Pero un mes antes aplicaron un examen de Matemática para el ingreso y por supuesto ni él ni sus compañeros estaban entrenados para ello y lo desaprobó.

Por ello hubo un disgusto, pero hablamos y le dije la posibilidad de que estudiara Informática en la Universidad de Las Tunas y se fue al preuniversitario con esa idea. Sin embargo un día ya en el duodécimo grado me dijo que estudiaría Medicina y se preparó para los exámenes de ingreso a la Educación Superior, que en su caso eran Biología e Historia, los cuales aprobó con excelentes notas, y ya está en cuarto año de la carrera.

Hoy ha sido un día muy agitado en la casa, primero almorzaron con nosotros Mayuli y Joel, dos amigos oftalmólogos que viven en La Habana y están por acá de vacaciones, y después llegaron otros amigos, como Luis Enrique, casi un hermano porque crecieron juntos, los mellizos, que llegaron con sus guitarras para darle una serenata…

El tiempo vuela y ha pasado, y ya aquel muchachito creció y vive con plenitud su vida de joven de los tiempos de Cuba, y ahorita será médico y entonces comenzará una nueva etapa en su vida. Nada, que la vida es un soplo, pero cómo se disfruta, aun cuando siempre existan momentos de tristeza y dolor, porque en realidad la vida es eso.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares