miércoles, 15 de enero de 2014

Ha muerto Juan Gelman, y con él ha muerto un poco la poesía.
Ha muerto rodeado de su familia, tranquilo, a diferencia de lo que fue su vida, marcada por la dictadura que lo llevó al exilio.

Ha muerto uno de los grandes exponentes de las letras latinoamericanas, y también uno de los hombres de mayor pensamiento en nuestro territorio.
Porque Juan Gelman no solo fue un gran poeta, sino un hombre que pensó más allá de su propia existencia, más allá de su propio tiempo.

Marcado para siempre por el asesinato de su hijo Marcelo en 1976, con solo 20 años, y desaparecido su cuerpo durante 13 largos años, y de su  nuera María Claudia, Gelman nunca más fue el mismo, porque su condición de padre, de ser humano, fue lacerada por los asesinos de su pequeño. A esto se suma la desaparición de su hija Nora Eva, que después, muchos años después, supo que había sido llevada a Uruguay por medio del Plan Cóndor,
que vinculaba a las dictaduras sudamericanas y Estados Unidos, y que había sido mantenida con vida al menos hasta dar a luz a una niña en el Hospital Militar de Montevideo.

Químico en su juventud, Gelman abandonó un día los estudios de esa ciencia para dedicarse por entero las letras, y enrumbó su destino hacia ese fin hasta llegar a la cúspide, a lo más alto con su verbo cortante, sus versos llenos de belleza.

En su mundo de las letras siempre habrá que recordar Violín y otras cuestiones en 1956, En el juego en que andamos, en 1959, Gotán, en 1962, Los poemas de Sidney West en 1969, Fábulas, en 1970.

Así, ganó, con su intensa y brillante vida literaria, el Premio Nacional de Poesía en Argentina, el premio Juan Rulfo, el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde, los premios Iberoamericano Pablo Neruda y Reina Sofía de Poesía, y el Premio Cervantes.

Ha muerto Juan Gelman a los 83 años de edad, en México, lejos de su patria, en el exilio. Y con él, ha muerto un poco la poesía.

Los invito a que lean esto: Elogio de la culpa



0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares