sábado, 27 de septiembre de 2014



Después de casi 14 años de fundada, la compañía de danza contemporánea Emovere, de la provincia de  Las Tunas, mantiene la frescura de sus propuestas, y la meta en espiral que siempre supone subirse a un escenario para conquistas al público a través de los gestos y el lenguaje extra verbal.

Una pareja de bailarines, integrada por Yadismil Layther Sánchez, el director, y la joven Patricia Leyva, ponen su talento a prueba para lograr lo que el grupo hacía cuando tenía más de 10 bailarines, y su sueño y empeño es demostrar que Emovere sigue siendo aquella compañía que un día hizo vibrar a sus seguidores, casi todos jóvenes como ellos.

Junto a la productora Marilyn Osorio Palacios Yadismil y Patricia están llenos de sueños y metas preciosas, comprometedoras con el arte, con unas ganas de hacer como el mismo primer día, aun cuando en aquellos tiempos ellos no pensaban ni por asomo llegar hasta la compañía, pero los impulsa el talento que siempre existió en los miembros del grupo.

La motivación viene del latín emovere, "motivus" o "motus", que significa ponerte en movimiento; causa del movimiento en síntesis, lo que hace que un individuo actúe y se comporte de una determinada manera.

Es una combinación de procesos intelectuales y emocionales que produce una decisión de actuar debido a que es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta. Y eso es la compañía tunera que lleva ese nombre, constante motivación que va más allá de satisfacer las necesidades internas de los bailarines, quienes tienen que expresar sus sentimientos y emociones ante el público, para hacerlo cómplice de sus sueños y esperanzas.

Eso es lo que hacen Yadismil y Patricia, quienes se entregan sin límites a la danza, y sus pies apenas rozan las tablas del escenario, porque sus proyecciones van como en el aire, en figuras entramadas, pero bien definidas para la comprensión de un mensaje que llega al público en su afán de comprender lo que dice el otro.

De ahí que después de casi 14 años de vida, Emovere mantenga su labor en ascenso, porque sus bailarines se lo proponen en cada salida a escena, no importa el auditorio, lo que cuenta es hacerlo bien, porque el movimiento y la motivación son las constantes de estos dos jóvenes que saben hacer porque se lo proponen y tienen talento para ello.

Emovere sigue ahí, con su danza contemporánea cómplice del público, con sus ganas infinitas de trascender más allá de la frontera de las presentaciones y ocupar por siempre un pequeño espacio en la mente de quienes siguen de cerca su obra, por el bien de la cultura en Las Tunas.        




0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares