miércoles, 1 de octubre de 2014


Janet Odamea va a morir sin remedio. 

A pesar de la sangre que acaban de transfundirle sus 20 años se apagan, y en su mirada existe la súplica de una salvación que no es posible.

No se sabe ciertamente qué tiempo lleva contagiada, solo que hace dos semanas que enfermó y ahora marcha inexorablemente hacia la muerte. 

Ella no quiere morir. Así se lo expresa al médico cubano Doris Cala Rodríguez, que presta sus servicios en el Tetequarshie Memorial Hospital, del poblado de Manpong Akuapeng, en la Región Este, a unos 60 kilómetros de la capital de Ghana, en el África subsahariana. Mas, los galenos de la Isla nada pueden hacer, ni siquiera alargarle la vida, pues ella no tiene dinero para pagar el tratamiento, que es demasiado caro en este país. 

Janet es una de las 200 personas que diariamente se contagian con el virus del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) en Ghana.

No se sabe cuántos ghaneses llevan en su sangre el virus. Eso es muy difícil de determinar. Solo se conoce cuando algunos ya están enfermos y van a los hospitales para ser consultados por los médicos cubanos, quienes diagnostican la dolencia muchas veces por la experiencia profesional, pues el examen para determinarlo de manera científica también es inaccesible para la mayoría de las personas.

Como van las cosas, la población de ese país desaparecerá en algunos años.

El SIDA, asociado a la tuberculosis, es una de las más terribles epidemias en esa nación de más de 18 millones de habitantes, porque son muchos los ghaneses que padecen las dos enfermedades.

Los niños tampoco escapan a la tragedia.

Muchos pequeños nacen contagiados, y otros miles son huérfanos y sufren el desamparo de no contar con sus padres.

¿Cuántos ghaneses están condenados por el SIDA? ¿Cuántos por la tuberculosis? ¿Cuántos niños están desnutridos? ¿Qué tiempo durará esa población sobre la Tierra?

Nadie sabe. Solo existe la certeza de que la población de ese país marcha de forma acelerada hacia el reino del silencio.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares