domingo, 26 de abril de 2015

Esta es la imagen más famosa de cuantas he hecho.

Es una imagen del reconocido escritor de la provincia de Las Tunas, Guillermo Vidal, que se ha reproducido en la Red sin límites, porque ha ido de mano en mano a partir de la original que alguna vez publiqué un año después de su muerte, en 2005, cuando en www.tiempo21.cu hicimos un dossier sobre la vida y la obra del escritor, como un homenaje a su memoria.

Y aunque nadie nunca me la solicitó para publicarla, y como sé que es mía, porque la hice y porque tengo el original por si alguien lo dudara, me ha dado mucha satisfacción la reproducción en cuanta publicación hable de él, porque eso también es un homenaje por mi amigo desaparecido.

Cuento por primera vez en público la historia de esa foto.

Data de finales de 2003, con motivo de un video arte que Alejandro Lora y yo hacíamos al Guille, y la imagen está en la portada del disco con el audiovisual.

Recuerdo que durante toda una tarde, sentados los tres en el suelo del patio de su casa, a la sombra de un árbol, discutíamos el guión del video para promocionar su novela La saga del perseguido, con la cual acababa de ganar el Premio Alejo Carpentier, uno de los más importantes de la literatura, y la idea original que llevábamos quedó enriquecida, y al final resumíamos la esencia de su libro.

Después comenzamos a maquinar para filmar una película sobre una de sus obras, y nos propuso que fuera sobre Las manzanas del paraíso, cuya producción era muy pero que muy difícil por la trama de la misma y sobre todo por sus escenarios, nada fácil de reproducir.

Así también surgió la idea de hacer un grupo de cine independiente en el que estaríamos los tres y al que se sumarían después otros profesionales, y a la hora del nombre, empezamos a decir lo que se nos ocurría, hasta que el Guille dijo loco de alegría: “lo tengo”. Y cuando le preguntamos nos dijo a rajatablas: “Acoytes”.

-¿Cómo que Acoytes?- le preguntamos Alejandro y yo- ¿Qué quiere decir eso?

- A cojones y a testículos –nos respondió con la más original de sus carcajadas-. Cómo no tendremos de nada para trabajar pues lo haremos a cojones y a testículos –volvió a decir y todos reímos de su ocurrencia.

Y así nació Acoytes, una firma con la que hicimos dos películas: una de Guillermo: el largometraje Los Cuervos, en 2006-2007 y el corto Homoerectus, un año después, y aunque el Guille no pudo sobrevivir al tiempo para hacer los guiones de cine que soñaba, porque murió unos meses después de aquel vídeo arte, el 15 de mayo de 2004, todo lo que hacíamos era en su homenaje.

Por ello ahora me satisface dar a conocer la pequeña historia de esta imagen que ha recorrido el mundo en la Red, a la memoria del Guille.

Ver vídeo arte



0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares