domingo, 5 de abril de 2015

Alegría en el funeral. (Foto: Ahmed Velázquez).
Para morir siempre hay dinero. Para preservar la vida es mucho más difícil. El ghanés se caracteriza por huirle a los costos de la salud. Los pobres, que representan la mayoría, no piden un crédito ni para salvar a un hijo. Para los de mayores posibilidades lo primero son los negocios.
A diario la situación es dramática en los hospitales atendidos por médicos cubanos. Cuando la madre ve que su hijo pasa demasiado tiempo ingresado, la pregunta es inminente: “¿Se va a morir doctor? Si se va a morir me lo llevo, porque en la casa tengo otros que necesitan el poco dinero para seguir viviendo”.
Entonces los profesionales de la Isla comienzan a persuadir a la madre para que mantenga al pequeño en el hospital pero todo es en vano.
No sucede así en caso de muerte. La familia de esa misma madre que no pide dinero para salvar al hijo solicita un crédito para el funeral, que sí es una obligación.
En ese acto se gastan miles y miles de cedis (la moneda nacional), y toda la familia, en cualquier región que viva, debe aportar para despedir al que se va, en ceremonias que duran cuatro días, sin contar el tiempo que se mantiene el cadáver en refrigeración –a veces pasan meses-, mientras se organizan las honras fúnebres y se reúne el dinero suficiente.
Las tradiciones en Ghana, África subsahariana, son muy respetadas, y nadie osaría quebrantarlas en este país cuya población en su mayoría es cristiana, con asentamientos musulmanes hacia el norte.
Es la fuerza de la costumbre lo que se impone. No importa si alguien se va por falta de dinero. Lo imperdonable es que no se despida con pomposidad y respeto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares