martes, 29 de diciembre de 2015

Vladimir Santiago es un hombre plenamente feliz. Cuando lo dice, sus ojos le brillan y su lápiz se detiene ante el papel montado en el caballete de su taller, en el que el cuerpo de una bella mujer se dibuja en sus más sugerentes formas en busca de un cuadro erótico.

Y es feliz porque su vida transcurre apacible, aun en medio de lo convulso que resulta el arte plástico, pues pinta lo que le gusta y reflexiona y hace reflexionar sobre el hombre en su modo genérico, la belleza de las mujeres, el cuidado del medio ambiente, siempre sobre ideas que puede haber trabajado desde hace muchos años.

Para él, la vida de los hombres parece estar signada desde su nacimiento, y el tiempo como categoría siempre está presente en la historia de la humanidad, que sigue con su curso mientras los hombres quedan, pero es importante dejar la huella para que recuerden el paso por la vida.

Vladimir es un caricaturista por naturaleza, apegado al tiempo que le ha tocado vivir siempre anda en busca del humor reflexivo, que marque la vida del espectador, mientras que el paisaje siempre surge en su obra en un momento o en otro, con el pensamiento puesto en la acción destructiva del propio hombre, consciente o no.

Como filosofía, Vladimir pinta un bello paisaje para que las personas reflexionen acerca de lo malo de perder el verdor de la naturaleza, y aunque huye un poco de la figura humana, ella siempre está en su mente para erigirse siempre sobre todo lo demás.

Pintor postmodernista o hiperrealista, figurativo, Vladimir sabe sacar el máximo de sus fotografías creadas con la mano, para al final perdurar entre su público que lo sigue en sus propuestas, porque él es uno de los artistas de la plástica que marcan el tiempo en Las Tunas, parabién de la cultura. 



2 comentarios:

  1. Después de 30 o 40 años todavía logro ver los caballos trotando en aquellos primeros cuadros de Vladimir, en la pared blanca de su casa de vertientes, cuando era todavía un niño...y sé que los pintó sin calcarlos y sin artificio, porque Vladimir nació pintor...y no me muero sin tener cerca una obra suya. Aunque estuvo apartado de la pintura supe siempre que iba a volver, porque es su etado natural. Un beso grande para el amigo, de Melvis.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Melvis por su comentario, tiene mucha razón en lo que dice.

    ResponderEliminar

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares