domingo, 10 de abril de 2016

La orquesta de guitarras Isaac Nicola surgió en 1998 por una petición de la que fuera entonces subdirectora de Música del nivel elemental de la Escuela Vocacional de Arte de Las Tunas, Amira Moreno.

Ella le propuso al profesor Ramón Carlos Leyva que agrupara los niños en una orquesta, para que se presentara fundamentalmente en las Jornadas Cucalambeanas.

Al inicio, solo se hacía el montaje de las obras que ellos tocaban y eran piezas sencillas y no requerían de un director al frente, pero en el año 2000, al graduarse Ramón Carlos del Instituto Superior de Arte, se abrió el nivel medio profesional de la guitarra, lo cual posibilitó la llegada de alumnos de territorios cercanos.

Por aquella época, Louis Aguirre, profesor de Ramón Carlos en el ISA y en ese entonces director de la Orquesta Sinfónica de Camagüey, le sugirió que asumiera la dirección de la orquesta, aunque el joven Ramón no tenía experiencia alguna en esa profesión, pero su profesor insistió y finalmente aceptó.

A partir de ese momento, las obras fueron mucho más complejas. Aguirre ayudó mucho y la joven Orquesta de Las Tunas participaba en el Festival Internacional de Música Contemporánea, con presencia de músicos europeos.

Por ese entonces, el maestro Harold Gramatges, le daba consejos a la Orquesta, al igual que otro maestro, Jesús Ortega, quien al conocer la existencia de la orquesta segunda en antigüedad de Cuba después de Sonantas Habaneras, que él dirige, se llenó de regocijo y de él partió la idea de que en Las Tunas se desarrollara cada dos años el Encuentro Nacional de Orquestas de Guitarras, el único evento de su tipo y donde se reúne la mayor cantidad de guitarristas del país.

Hay algunos rasgos que distinguen a la orquesta Issac Nicola de las del resto del país, como la diversidad de guitarras, gracias al mejor lutier de la Isla: el recientemente fallecido Dioscóride Borges, quien construyó los requintos para ampliar la gama de la tesitura de la música, además de una compra de varias excelentes guitarras en Brasil, que mejoraron la calidad de los instrumentos.

Aun cuando existen grandes figuras de la música cubana que han ayudado a la orquesta, ha sido Ramón Carlos Leyva el líder de la agrupación, por su empeño y sus desvelos en llevarla adelante, cuando anda de concierto, porque el otro tiempo se lo dedica al rock, con su grupo Olimpo.

Quizás sea Ramón Carlos Leyva el único músico de Cuba que se desdoble entre la música de concierto y el rock, y en cada uno de esos escenarios brilla por su talento y entrega a lo que hace. Y por ello su nombre está entre los buenos exponentes de la música en Las Tunas, desde el día en que con su guitarra de juguete se propuso llegar hasta donde se lo propusiera.





0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares