lunes, 11 de julio de 2016

Cómo me duele el adiós de Pepe Lobón, amigo y compañero de tantos años.
Cómo duele una noticia como esta, mucho más cuando se está tan lejos de nuestra tierra.


Lobón fue un paradigma en todos los sentidos. Y no porque haya muerto ahora es mejor, como suele ser a veces. En este caso, Pepe traspasó todas las fronteras de la bondad y el altruismo, y por eso en vida siempre que llegaba a una reunión del gremio enseguida se convertía en el centro de atención de todos, porque sus ocurrencias y sus burlas sanas para uno, otro y otra, siempre le daban ese toque de distinción para hacer el día con alguien que no fuera él. Fuera de él, cualquiera, y solo había que buscarle la lengua.

Por eso sé que en su velorio, los amigos llorarán y reirán. Llorarán por el amigo que se va, y reirán por sus ocurrencias, porque no creerán que esté inerte, metido en un cajón que lo aleja de su existencia.

Estoy seguro: con Pepe Lobón se le va un pedazo de vida al periodismo de Las Tunas y Cuba toda. Me uno al dolor de nuestro gremio.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares