jueves, 7 de marzo de 2013



Indudablemente, las personas de mala voluntad se han quedado solas.

Se han quedado solos ante la caída de un ángel como Hugo Chávez, a quien ellos odian como lo hacen con todo aquel que lucha por la paz y el bienestar de sus pueblos, porque ni siquiera son humanos y se alegran del mal de cualquiera que no esté con sus ideas.

Hoy lo ha demostrado el mundo. Lo han demostrado los jefes de Estado o de Gobierno que acuden a los funerales del Líder bolivariano, lo demuestran los millones de venezolanos que lloran a su ídolo en las calles; lo demuestran millones de otras personas que no pueden detener las lágrimas cuando ven esa impresionante multitud al lado de su Comandante.

En las redes sociales, en las que muchas de esas malas personas se dedican a envenenar el ambiente, se han quedado solas. Ha sido tan aplastante la avalancha de buenas opiniones, de dolor compartido, de firmeza, de justicia, que ni siquiera se han atrevido a sacar la cabeza porque sencillamente están solos y es la multitud de las redes, de todas las creencias y filiación política, la que apoya a Venezuela y al mundo de bien en estas horas de dolor.

Tiene mucha razón y mucha sabiduría el destacado ensayista argentino Atilio Borón cuando escribió que Chávez “ha partido para siempre. Pero nos dejó un legado inmenso, imborrable, y los pueblos de Nuestra América inspirados por su ejemplo seguirán transitando por la senda que conduce hacia nuestra segunda y definitiva independencia.

“Ocurrirá con él lo que con el Che: su muerte, lejos de borrarlo de la escena política agigantará su presencia y su gravitación en las luchas de nuestros pueblos. Por una de esas paradojas que la historia reserva sólo para los grandes, su muerte lo convierte en un personaje inmortal. Parafraseando al himno nacional venezolano: ¡Gloria al bravo Chávez! ¡Hasta la victoria, siempre, Comandante!”.

Indudablemente, un nuevo Che Guevara se levanta por los pobres de esta tierra, por las personas de bien, por los desposeídos y oprimidos por esos que solo piensan en la maldad y el egoísmo. Por suerte, Chávez se convierte en símbolo mundial, y detrás de sus ideas son millones los seguidores. Por suerte.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares