martes, 30 de abril de 2013



Coralia Mantilla, a sus 87 años mantiene una voz y un ánimo envidiables.
Coralia Mantilla es algo así como una musa de la enseñanza de la música en la provincia de Las Tunas.

Nació en la calle Francisco Vega el 15 de abril de 1926, en esta ciudad de Las Tunas, y a los cinco años quedó huérfana de madre, un hecho que estremeció su pequeña estatura, pero que al mismo tiempo hizo que comenzara a forjar su carácter, con las enormes dificultades que esto entraña para una niña de tan corta edad.

Tenía solo nueve años cuando se presentó al público por primera vez, en el antiguo Teatro Martí, otrora centro que irradiaba cultura en Las Tunas de la segunda mitad del siglo pasado.


Acompañada al piano por el destacado músico tunero Pepe Delgado, asombró a quienes la escucharon, y comenzó una carrera en ascenso como vocalista, a la sombra de personalidades del canto como Gudelina Reyes Simpson, Neyda Barrero, Nelsa Elia, Elio Campo, Bertica Maestre y Alfonso Silvestre, con quienes actuaba en veladas sociales para descargar todo lo que llevaba dentro.

Coralia y yo, durante la conversación. (Tiempo21 Fotos /Angeluis)Un día la inscriben en un concurso de la Corte Suprema del Arte de la emisora CMQ en La Habana, y deja atónitos de emoción a los espectadores con el afrocubano Chivo que rompe tambó, y tuvo el honor, según confesaba años después, de escuchar anunciar su primer lugar por el emblemático Germán Pinelli.

Después comienza a estudiar música con la profesora Betty Bausell, quien le daba clases sin cobrarle nada, y practicaba sus lecciones en el piano de su suegra Rosa Zayas, y así adquiría sólidos conocimientos de teoría, solfeo y piano.

Ya cuando alcanzó una maestría envidiable, inició su carrera pedagógica que se extiende hasta hoy, y ha formado a varias generaciones de pianistas desde su casa escuela en la calle Nicolás Heredia, mientras que en sus presentaciones cultiva la cautivante música coral y afrocubana.

De su empeño han salido destacados músicos, y su propio hijo, Alfonso González Mantilla, Guarapito, supo de su empeño y fue formado completamente por ella, a fuerza de rigor y disciplina, hasta que lo soltó como un gran pianista que tocó con la Orquesta Gigante Miramar, Los Surik y el grupo de Pío Leyva.

La Dama de la canción afrocubana, como se le llama en esta tierra, mantiene con sus 87 años una vida activa e inquieta y es algo así como una leyenda viviente, que se enorgullece de haber sido profesora del maestro de maestros Cristino Márquez, y de tantos otros músicos que hoy la reverencian con respeto y admiración, porque Coralia Mantilla es algo así como una musa de la enseñanza de la música en la provincia de Las Tunas.





2 comentarios:

  1. muy buen relato sobre la inolvidable Coralia Mantilla.

    ResponderEliminar
  2. Waooooooooooooooooooo.Sin palabras .una CUBANA GRANDE ENTRE LOS GRANDES DE VERDAD

    ResponderEliminar

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares