viernes, 5 de julio de 2013



Con mi esposa y mis hijos.
Hoy es mi cumpleaños. Miro para atrás y no me lo creo, por la rapidez con que ha pasado el tiempo.

Hay quienes después que pasan de los 50 ya no cumplen más años y se ponen a pensar en cosas feas, pero en mi caso, sencillamente lo único que se renueva es mi espíritu incrédulo de haber tomado la curva de los 50 cuando ayer tenía 20, pero lo más importante es que no me siento para nada los años.

Tengo amigos y colegas que son una calamidad: siempre están cansados, siempre se están sintiendo viejos, siempre… Y yo los miro y me pregunto el porqué a mí no me pasa eso.

Yo no puedo negar que los años no pesan, pero eso será después de los 60 y llegando a los 70, qué se yo, porque ahora me doy el lujo de hacer cosas que hacen los más jóvenes.

Por ejemplo, hago ejercicios casi todos los días, llegué a ser cinturón marrón en karate y entrené Aikido, y aunque ya no voy a las escuelas de esas artes marciales, las sigo entrenando con amigos en solitario, para la guerra, como decimos, y ahora mismo acabo de correr alrededor de cinco kilómetros, lo cual hago casi todos los días, cuando hay jóvenes que apenas le pueden dar dos vueltas a la pista.

En el trabajo también soy incansable: laboro todos los días del mundo incluyendo los domingos en mi emisora, imparto clases en la Universidad y en mi emisora y en otras provincias; estudio, trabajo en audiovisuales como miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), siempre estoy en las redes sociales, escribo algo todos los días, siempre ando creando proyectos nuevos, tanto en la radio como en la UNEAC, me acuesto todos los días cerca de las 12:00 de la noche y me levanto a las 5:30 de la mañana. Entonces, ¿puedo sentirme viejo?

Todo esto sin dejar de atender a mi familia, sin dejar de lado la educación de mis hijos, de enfrentar los problemas comunes que se enfrentan en un hogar…

Por eso, tengo la convicción de que se siente viejo quien lo quiera ser (incluido jóvenes de 20 que parecen de 70), y quizás un día me sienta viejo cuando de verdad lo sea por la edad, aunque lo dudo, porque biología aparte, creo que la mayor vejez está en el espíritu.

Y termino con lo que me dijo mi madre, cuando fui a verla esta tarde: “Ven acá, mi niño, que parece que naciste ayer y ya han pasado los años”.

Entonces, no estoy tan equivocado en eso de que ayer tenía 20 y hoy transito veloz por la curva de los 50, aunque ni lo parezca ni me lo sienta.


3 comentarios:

  1. Hola amigo mio de las tunas cuba te deseo un feliz cumpleãnos que dios te bendiga siempre na su vida y de su familia, sepas que tiene un amigo aqui en salvador bahia brazil chaoooooooooo.......

    ResponderEliminar
  2. Yo Antonio Carlos Da Cruz da ciudad de Salvador Bahia Brazil, saludo a todos amigos y amigas de las tunas y todos familiares de mi esposa de la familia Idania Napoles y mi suegro Pascual Cangas que dios bendiga todos y mis amigos da bicitaxai Jorgito y mi amiga Elisabete.......todos de las tunas y tambien la pastora de la iglesia metodista Salomé y el pastor Reiner, hasta la vista a todos y tambien sepas que yo soy un gran admirador de cuba y de su pueblo y su cultura y tradiciones.....

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Antonio por tus palabras y tus felicitaciones, acá en Cuba también tienes a un amigo.

    ResponderEliminar

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares