domingo, 4 de agosto de 2013

Mi pasión por la fotografía viene quizás porque una imagen es una fiel testigo de una época determinada. Cuando pasan los años, las fotos cobran un interés especial en el ámbito personal, familiar, para las amistades, y nos remontan a hechos y lugares que un día fueron y que siguen siendo cuando nos detenemos a contemplar el instante "congelado".

Por eso agradezco el gesto de mi amigo y colega Juan Morales, de haber desempolvado dos fotos de cuando trabajábamos como reporteros en el periódico 26 y que él bautizó con el título de "Recholata en el periódico", porque evidentemente fueron tomadas en momentos de festejos por algún motivo, pero que ni él ni yo nos acordamos del porqué.      


Y ahí está el propio Juan, en la primera imagen a la derecha detrás de mí, y en la segunda el quinto de derecha a izquierda. Y veo la juventud de 15 ó 16 años atrás de Juan Soto Cutiño, ese negrito que tanto admiro desde que lo conozco, porque para él no hay tiempos malos y siempre mantiene su carácter bonachón; a Raúl Estrada, con su barba negrita, sin una cana; a Wálner Ortega, seguramente con unos tragos de más por su cara de cumpleaños; al difunto Ricardo Varela, que en gloria esté; a Freddy Pérez, a quien cariñosamente llamamos El Bolo; o a Luisito El Cangrejo, ese chofer que lleva años trabajando para los periodistas.

También me alegra ver a Peñita el fotorreportero; a Jorge Pérez, a quien la vejez lo ha favorecido sobre todo en la disminución del diámetro de su cabeza, a Aliuskita Barrios, que era tan delgadita como hoy, cuando dirige los destinos de la Radio en la provincia; a Mastrapa, tan alto como hasta ahora; a Góngora, a quien yo llamaba el Mozo de la información y acudía a él cuando no podía parir un lead; a Nelson Marrero, subdirector en aquellos momentos y hoy jubilado, a Infante, el director, a...

¡Qué colectivo aquel, que aún mantiene a la mayoría de mis colegas y del cual todavía me siento parte!

Es increíble cómo después de marcharme del periódico para la radio, allá por 1994 (creo que por ese propio año de las fotos), siga sintiéndome parte de ese colectivo, con el que disfruto a plenitud cuando nos reunimos en alguna tertulia de la Unión de Periodistas, o de un evento del sector.

Quizás sea porque fue con todos esos profesionales con quienes me comencé a formar como periodista, porque fueron años de intenso aprendizaje, de hermanamiento, de bromas, de juventud, de mucho trabajo en el fogueo de un diario.

Lo cierto es que estas dos fotos me han hecho volver a vivir una época linda, de amigos que aunque no los vea todos los días están ahí, en mi memoria, a la izquierda del corazón, como los elegidos, al decir de Roque Dalton, porque en verdad muchos de ellos me ayudaron a ser lo que soy, y porque hemos crecido juntos en la difícil profesión del periodismo.





0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares