viernes, 20 de septiembre de 2013



Niños del Volta.(Foto: Ahmed Velázquez)
Niños del Volta. (Foto: Ahmed Velázquez)
Los niños del río Volta no tienen infancia. Sus juguetes son los cubos sobre sus  cabecitas, que han aprendido a sostener el peso del agua, imprescindible para sus casas. No conocen su inocencia y tienen la responsabilidad de llenar de agua las vasijas de sus hogares, distantes hasta a kilómetros.

Cada día estos pequeños hacen un recorrido que es ya habitual. Para ellos, el entrar al río y llenar sus vasijas es su principal juego. Es un mundo que los absorbe.

Inúa. (Foto: Ahmed Velázquez)
Inúa. (Foto: Ahmed Velázquez)
Inúa es uno de los más pequeños. A la altura de sus ocho años, no sabe decir cuántas veces en su corta vida ha venido al río, cuántos cubos ha llevado sobre su cabecita, o qué distancia recorre cada día en su tarea principal. Él nunca ha asistido a la escuela.

No sabe leer ni escribir, pero se conoce al dedillo el camino más corto para llegar al Volta y es diestro en el llenado del cubo sin bajarlo de su cabeza. Hoy está con malaria; se cansa y se sienta un instante sobre un bote varado en la orilla. Le duele la cabeza y sufre de fiebre, pero tiene que seguir.

Así son los niños del Volta,
el mayor río de Ghana, que cruza de norte a sur ese país del África Subsahariana, único entretenimiento de muchos pequeños como Inúa.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares