viernes, 6 de septiembre de 2013



Ubiquel Arévalo, unos meses antes de morir con solo 32 años.
Siempre que escribo de Ubiquel Arévalo Morales no puedo evitar las lágrimas.

Y como hoy es 6 de septiembre, y mi amigo cumple 57 años tengo que escribir de él. Y digo cumple porque para mí es mentira que murió hace ya 24 años.

Ubiquel era periodista, como yo. Desde que nos conocimos surgió entre nosotros una hermandad de leyenda que solo quebró con su muerte, físicamente, claro, porque espiritualmente siempre anda conmigo.


Murió un día (26 de mayo de 1989) cuando viajaba a cumplir con su deber: editar un reportaje para la televisión (el medio para el que trabajaba) que la había quitado el sueño.

Fue un día fatal desde que despertó, y le dijo a Lily, su esposa, que le pesaba ir a Holguín. Un rato después, ya en la corresponsalía de la televisión en la ciudad de Las Tunas, daba vueltas y vueltas antes de partir, como no queriendo viajar, pero el deber (ese que tanto amaba) lo llevó a la carretera en su moto, y a mitad de camino chocó con un auto que venía en sentido contrario, de forma inexplicable, y voló por encima del carro.


Aparentemente solo tenía fractura en un brazo y en una pierna, pero ninguno de los que lo auxiliaron sabía que tenía una fractura en la cervical, y como no fue trasladado al hospital por paramédicos, al moverlo fue seccionada su médula espinal. Murió unas tres horas después, en un centro asistencial de Holguín, como consecuencia de un paro respiratorio, con solo 32 años, lleno de vida, de aspiraciones, de alegría, porque era la alegría personificada.

Lilita e Iván, las semillas de mi amigo.
Así se nos fue Ubiquel, en un golpe demoledor para los profesionales de la prensa, para su familia y sus amigos, que aún lo lloramos a la distancia de tantos años, porque el tiempo no pasa cuando la raíz queda adherida a la tierra, a las arterias, a la carne.

Yo, por suerte, he tenido la posibilidad que él no pudo tener: ver crecer a mi lado a sus dos hijos, quererlos como propios, cuidarlos, velar por su salud, por sus aspiraciones, por sus alegrías y tristezas, y recordarlo a él, todos los días de esta vida, como si estuviera de viaje, como si llegara en cualquier momento, aunque en días como hoy la realidad se imponga con su física ausencia.

Tal parece que él me asignó la sagrada misión de velar por sus dos hijos, esos de los que seguramente se sentiría orgulloso si pudiera verlos. Y yo, también orgulloso, los cuido con su esmero, con sus ansias de padre feliz, y a través de ellos lo veo todos los días a él, con su pícara sonrisa y su barba medieval, con sus ojos como el cielo, con ese azul que traspasa la esperanza.

Hace un rato me llamó Lily, para decirme que Lilita, la niña, la más pequeña, convertida en médica y prestando servicios en Venezuela, le había pasado un mensaje muy triste, porque era el cumpleaños de su papá. Ella no pudo disfrutarlo a él ni él a ella, porque cuando murió solo tenía un año y cinco meses, y recuerdo cómo él, en su tiempo en la casa, disfrutaba a la niña, con quien tenía locura, al igual que con Ivancito, unos cuatro años mayor que su hermana.

Por eso Ubi, como le llamábamos los más íntimos, sigue con nosotros, con sus ocurrencias, con su alegría contagiosa, con sus dotes de periodista de altura, con su altruismo a toda prueba, porque él era –es- uno de los imprescindibles en todas las facetas de la vida.

1 comentario:

  1. Para mí es un orgullo el haber estudiado con la hija del periodista al que le ha sido dedicado esta publicación. Recuerdo aun el video maravilloso que se le hizo a Lilita para sus 15, con la imagen de su padre como fondo. En fin, mi amiga siempre ha llevado a su padre en su corazón, a pesar de no haber tenido la edad suficiente como para recordarlo físicamente. A ella mis más sinceros pésame y a usted las gracias por este artículo salido del alma.

    ResponderEliminar

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares