sábado, 7 de septiembre de 2013



La historia de las cintas amarillas en los Estados Unidos es una linda página de amor.

Cuentan que surgió a partir de la Guerra Civil inglesa cuando las esposas de los combatientes los esperaban con cintas amarillas y después ese símbolo entró en la cultura del estadounidense medio como un símbolo de amor, cuando la Guerra Civil de los Estados Unidos.


Después, en los años 70 del pasado siglo, la cinta amarilla volvió a hacer época en la cultura norteamericana, por la publicaciòn de una bella crónica en el New York Post por el periodista, novelista y ensayista estadounidense Pete Hamill, que tituló Going home (El regreso a casa), en la que recrea la historia de un preso, y va desarrollando la ansiedad al salir en libertad después de unos tres años de encierro, y no sabe si su esposa lo quiere recibir, y le pide que si aún lo ama ate una cinta amarilla en el viejo roble aledaño a su casa, para saber si él puede llegar cuando pase el ómnibus que lo traerá.

Ya casi llegando y con mucho temor, el ex convicto le pide al conductor del ómnibus que pase lentamente por su casa para ver si su esposa lo quiere de vuelta, y para sorpresa de todos los que viajaban había 100 cintas amarillas alrededor del viejo roble y es recibido con todo el amor por su esposa después de largos años de separación.

También alrededor de esta historia
se escribió la canción Tie a yellow ribbon round the old oak tree, (cuya traducción viene siendo Ata una cinta amarilla alrededor del viejo roble), y su lírica fortalecieron la cinta amarilla en la cultura norteamericana.


La canción es del grupo Dawn con Tony Orlando, escrita por Irwin Levine y L. Russell Brown, fue un éxito del grupo en el mundo, en 1973 y llegó a alcanzar el número uno en las listas de Estados Unidos y el Reino Unido durante cuatro semanas, y en Australia y Nueva Zelanda durante siete. La revista Billboard la clasificó como una de las más grandes canciones de todos los tiempos.

El símbolo de una cinta amarilla llegó a ser ampliamente conocido en la vida civil en la década de 1970 como un recordatorio de que un ser querido ausente, que hoy llega a Cuba y al mundo como un reclamo de amor por los antiterroristas cubanos ausentes, presos en Estados Unidos durante casi 15 por combatir el terrorismo.


Vea más:
Lea la crónica original: Going home
Lea la versiòn al español: El regreso a casa



0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares