miércoles, 16 de octubre de 2013



Cuando Julio César Pérez Viera recuerda la época en que tuvo que  ayudar a su padre Monguito, a hacer carbón durante el tiempo muerto, una sombra, casi imperceptible, pasa por sus ojos y se traslada al barrio El Donque, en la bahía de Cascarero, en Chaparra, donde con sus ocho años a cuesta desandaba la orilla de la costa y cuidaba los hornos como un pequeño centinela que preservaba el patrimonio familiar.

Eran los primeros años de la década del 60 del pasado siglo, y en cuanto terminaba la sesión de clases, echaba los cuadernos escolares en un bulto que se colgaba a su espalda, pasaba por su casa, le daba un beso a Pola, su madre, y seguía con sus hermanos  Luis y “Pingüe” hasta donde estaba Monguito, tiznado, bajo el fuerte sol de la costa, colocando un palo aquí, otro allá, en el pequeño montículo que levantaba el horno, el cual para Julio se antojaba como el Pico Turquino, porque su estatura infantil se achicaba más frente a aquella loma que rugía calor y humo.

Sin embargo, sus tareas de niño-hombre no le empañaban la mente para el estudio, y el propio Monguito y la tierna Pola, le hablaban de cuánto tenía que estudiar “para ser algo en la vida”, porque él no podía pasar lo que ellos, que doblaban la espalda desde pequeños para buscarse el sustento, aunque para Julio y sus hermanos ya era todo diferente, porque vivían en una nueva sociedad con la llegada de Fidel Castro y su Revolución.

Pero nada hacía mella en el carácter de Julio César, y su forma y pensamiento iban moldeándose sobre la marcha, como un niño feliz aun en medio de las dificultades, con sus ideas revolucionarias y justicieras inculcadas por Monguito, un comunista furibundo, que fue trasmitiendo los mejores sentimientos y principios a su prole de ocho hijos, fruto del amor con Pola.

Y así pasó el tiempo, y Julio César siguió estudiando convencido de que su misión principal era “comerse los libros” y hacerse un hombre “leído y escribido”, como le decía Mamita, su abuela, que con su sabiduría natural también lo llevaba por los buenos caminos, como su nieto predilecto, por quien sentía un amor infinito.

Ya 1969, en el preuniversitario, cuando tenía ideas inmensas para estudiar Arquitectura, porque le gustaba aquella palabra aunque no sabía bien lo que era, la Juventud comunista pidió a los estudiantes un paso al frente para formarse como maestros, por las necesidades de la Revolución de llevar la educación a todos los rincones del país, y Julio César no se quedó atrás, y se enroló en las filas del magisterio, se formó como maestro primario en un curso emergente de un año, e impartió clases en un lugar llamado Los mameyes, en Manatí, La Viste, cerca de Vázquez, Chaparrita, Cascarero, y el centro escolar Troadio Bosh, en el propio poblado de Chaparra.

A los dos años, comenzó a presentar problemas en las cuerdas vocales y tuvo que dejar la docencia. Y un día, estando en la Dirección de Educación, Luis su hermano, dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas, le comentó que iban a abrir una plaza de periodista en el central, y le gustó aquella idea, porque la palabra lo fascinaba y se fue hacia la nueva tarea, inédita por demás.

Así en 1972 lo enviaron a pasar un seminario para dar inicio a su formación como periodista, junto a nombres obligados en la prensa de la actual provincia de Las Tunas, como Raúl Martes González, Roberto Doval Bell, Oscar Peña Peña y Rafael Quiroga, algunos de los pioneros en esos menesteres.


Y llegó la hora de la verdad.

Desde Chaparra, comenzó a hacer un programa en vivo, para Radio Libertad, nombrado Aquí Menéndez, de media hora, dedicado a la zafra, en el que era conductor, musicalizador, realizador de sonido, y hacía una radiografía de la zafra, entrevistaba a macheteros, operarios del central Jesús Menéndez, y complacía peticiones musicales con Silvana Di Lorenzo, que todos los días era solicitada por los hombres y las mujeres del azúcar.

Paralelamente al programa, hacía un boletín diario nombrado El Cañazo, de corte crítico, en el que analizaba la marcha de la zafra y sus deficiencias, y ese fue el preámbulo de su furibundo amor por los trabajos analíticos, esos que le quitan el sueño y lo marcan con no pocas personas que no entienden la crítica y lo miran con los ojos torcidos.

La segunda hora de la verdad fue en julio de 1978, cuando en la naciente provincia de Las Tunas se fundó el diario 26, del cual formó parte de su plantilla como reportero del equipo político-ideológico, y se forjó en los avatares del diarismo de la prensa plana, para lo cual le sirvió su labor como corresponsal del diario Sierra Maestra, de la antigua provincia de Oriente, en el que publicaba todo lo importante que pasaba en Chaparra y la región del norte.

En el periódico 26 Julio hizo época junto a aquel colectivo de jóvenes que sin ninguna experiencia en la prensa plana diaria, asumió el reto y se impuso a las lagunas de formación y oficio, se licenció en Periodismo y en la mayoría de las ediciones diarias se buscaba problemas por las críticas a lo mal hecho, como una característica que lo ha marcado por los años de los años, a veces con saña, por muchos cuestionamientos hechos sobre todo por los criticados, aunque siempre ha prevalecido la verdad y se mantiene a flote.

La década del 90 del pasado siglo fue convulsa para Cuba y el mundo, y con la caída del campo socialista y la Unión Soviética fue imposible mantener un periódico diario por la cantidad de papel en cada edición, y 26 fue reduciendo su salida hasta el semanario actual, y Julio César se fue a trabajar a Radio Victoria, hasta que un día de 1997, ingresó al colectivo de Radio Progreso como corresponsal en Las Tunas, donde ha consolidado su carrera que lo ha llevado a recibir, hace solo unas horas, el Micrófono de la Radio Cubana, por la excelencia de su labor profesional.

Así, aquel niño que sin dejar de estudiar hacía carbón para ayudar a su padre, que no ha dejado nunca su vocación de maestro, es uno de los nombres obligados en el periodismo tunero de la etapa revolucionaria, porque con su constancia, la afilada pluma, y la agudeza de su mirada, informa y analiza acerca de lo que pasa en este pedazo de tierra que un día de 1978 lo vio llegar, con su sombrerito de piel de castor, su verbo locuaz, y su cartelito de plantillero para sus colegas de profesión, resultado de su forma jaranera de ver la vida, sus cuentos a veces increíbles, y la cantidad de mujeres que lo han acompañado a lo largo del camino, algunas de las cuales le dieron cinco hijos, que son, junto a su profesión, la razón de su existir.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares