sábado, 14 de diciembre de 2013



Llueve en La Habana. (ACN Foto /Tony Hernández Mena)
Acabo de regresar de La Habana de todos los cubanos, la emblemática capital de la Mayor de las Antillas, con su carga de alegría y entusiasmo, de los contrastes que la hacen bella a los ojos de visitantes y moradores, donde por estos días llueve a cántaros y unos minutos después sale el sol radiante, como para olvidarse de la lluvia.

Otra breve estancia en la bella ciudad cubana es motivo de alegría por encontrar a la capital con sus desafueros por esa vida rápida que imponen las grandes urbes, la gente riendo feliz y buscando una buena película en los días del Festival de Cine Latinoamericano, otros en Coppelia, algunos por sus barrios, otros en sus centros laborales o de estudio; pero todos, o para decirlo mejor, la inmensa mayoría, en busca de este país apacible, hermoso, lindo, que cada mañana incita a encontrar el mundo mejor por el que luchamos cada día.

Anda feliz La Habana, esa que ahora se moja a intervalo por los frentes fríos que no traen bajas temperaturas, solo agua, aunque esa lluvia de momento, como por tramos, no es capaz de apagar ni detener la vida agitada de la capital, que sigue rauda y segura hacia el futuro, ya casi despidiendo el 2013, para entrar en una nueva etapa de metas y entusiasmo en esa Habana mezclada de toda Cuba, por donde caminan varias generaciones de todo el país, porque aunque algunos se empeñen en negarlo, La Habana sigue siendo de todos los cubanos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares