sábado, 5 de abril de 2014



En Cuba, mi país, no hay nada más importante que la vida de un niño. Eso lo afirmó en cierta ocasión el líder de la Revolución Fidel Castro, y cada día el Sistema de Salud cubano trabaja porque así sea, y lo logra.

En lo que va de año, mi provincia, Las Tunas, que no aparece entre las más desarrolladas del país, ha disminuido la tasa de mortalidad infantil a solo 2,9 fallecidos por cada mil nacidos vivos, una cifra que está muy por debajo de varios países desarrollados, y por supuesto, que Estados Unidos, que se obstina en seguir bloqueando a la Isla en todos los campos.
Este año han muerto mucho menos niños que en igual etapa del pasado año, y al mismo tiempo, la cifra de nacimientos aumentó.

Son muchos los factores que han hecho posible este inmenso logro, pero se destaca el estable funcionamiento de los 18 hogares maternos existentes en toda la provincia, que no son más que pequeños centros de salud en los que permanecen las embarazadas con algún riesgo.

También ha influido el seguimiento a cada embarazada por parte del médico y la enfermera de la familia que laboran en cada barrio como la forma idónea de tener bajo control a la gestante durante toda la etapa de embarazo.

Las Tunas, provincia distante a unos 690 kilómetros al este de La Habana, hace apenas dos décadas mostraba un índice de mortalidad infantil de 13 fallecidos por cada mil nacidos vivos, el más alto de Cuba, que redujo progresivamente y en estos años transcurridos del actual siglo XXI que siempre ha logrado tasas un promedio de apenas cinco fallecidos por cada mil nacidos vivos.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares