domingo, 13 de julio de 2014



Ya mi hijo Jose Alberto está en quinto año de Medicina. Ayer hizo el examen teórico de Cirugía, el último del año y sacó cuatro puntos, porque según me dijo se equivocó en una pregunta “coge bobos”, de verdadero y falso.

Hoy se levantó tarde, fue al baño, se lavó la cara y se puso la toalla sobre el cuello para sentarse frente al televisor, algo rutinario que hará hasta finales de agosto.
Desde ayer está liberando tensiones, acumuladas durante un curso de arduo y exigente estudio en el que rotó por Pediatría, Ginecología y Cirugía, y de todas, fue la segunda la que más lo motivó.
Todo este domingo se lo ha pasado frente a su computadora, jugando qué sé yo qué juegos, aunque paró un rato para ver la final de la Copa del Mundo de fútbol, en la que Alemania se alzó con el cetro, aunque Argentina fue un digno rival y no hay lugar para dos campeones.

Mi niño pequeño ha crecido definitivamente. El próximo 26 de julio cumplirá 24 años y en dos más estará graduado como médico, y eso me pone a pensar en lo breve que es la vida, en lo rápido que pasa el tiempo, porque él, que hace muy poco era un pequeñín, ya es todo un joven formal, respetuoso, con un futuro lindo por delante.

Así que felicidades para mi futuro médico, y felices vacaciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares