domingo, 27 de julio de 2014



Acabo de regresar de La Habana con mi esposa María y mi hijo menor José Alberto, quien ha pasado su cumpleaños 24 de vacaciones en la capital del país, ayer 26 de julio.

Estuvimos hospedados en la casa de Yudennis y Osmel, dos gentes maravillosas, que son como familia, o para ser preciso, más que familia.

Durante el cumpleaños anduvimos por el Acuario Nacional y por La Habana Vieja, visitamos a Esperanza, madre del gran amigo Enrique, quien a sus 86 años de vida sigue mostrando una vitalidad envidiable, llegamos hasta la casa de Armando Santana, entrañable amigo y periodista que anduvo conmigo recorriendo África y fuimos a Coopelia, que siempre aguarda con una grata estancia y helados de muchos sabores.

Durante seis días pasamos largas jornadas viendo películas, acostándonos tarde y levantándonos también tarde, caminando La Habana con un calor horrible, al extremo que a las 6:00 de la tarde el sol todavía quemaba.

Fueron unas buenas vacaciones, en familia, a la altura de los 24 años de Jose, que disfrutó mucho su estancia en la capital de todos los cubanos.


En el Acuario.



En la Plaza de Armas junto a su mamá.

En la Catedral de La Habana.

Frente a La Bodeguita del Medio.

Jose y yo, en la casa de Yudennis y Osmel.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares