lunes, 28 de julio de 2014

El Memorial Mayor General Vicente García González es un orgullo para los hijos de Las Tunas.

Desde su surgimiento como vivienda de la familia García González los habitantes de la pequeña comarca miraban la casona con respeto y admiración, porque era aquella una familia emblemática que dio un hijo emblemático, pues desde pequeño Vicente García hacía caso omiso a la rica posición de sus progenitores y se preocupaba por la situación de los demás, y siempre estuvo en él las ansias de independencia.


Aun cuando fue quemada por el propio Vicente y por el general Calixto García, la casa mantuvo su respeto y admiración en los tuneros con el paso del tiempo, y aun cuando algunos no conocían de su verdadera historia, cuando visitaban el local convertido en tiendas de comercio, sentían una sensación de encontrarse con un pedazo de la historia.

Así pasó el tiempo hasta que en los años 80 del pasado siglo se rescató la casa con su estructura original para convertirla en museo, y se declaró Monumento nacional para que a partir de su condición como memorial las nuevas generaciones comenzaran a conocer más de cerca al Mayor General tunero.

Y desde que se entra al gran salón y se respira el aire de la casona se nota la grandeza de Vicente, y hasta se viven en carne propia las horas amargas que pasó su esposa Brígida Zaldívar que soportó la muerte de dos de sus hijos antes que traicionar a su esposo, llamado el León de Santa Rita.

No hay en Las Tunas un lugar histórico tan emblemático como ese. No hay un sitio en el que el visitante se sienta tan bien, porque la casa es acogedora, los salones expositivos son acogedores, el patio cautiva y enamora, los pajarillos con su canto, los balances de la época, el techo de tejas y las columnas de pie, como el propio Vicente, hacen que la piel se erice y el corazón se agite por tanta historia, por tanta gloria.

Es el Memorial el sitio sagrado de los grandes acontecimientos, de las grandes ceremonias, de los grandes momentos. Porque el Mayor General que allí nació marca con su espíritu la actitud de lucha inclaudicable de este pueblo que al paso de los años sigue rindiéndole homenaje al insigne mambí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares