sábado, 30 de agosto de 2014



Cuando Adalberto Garcés Viamontes, locutor de Radio Victoria, en Las Tunas, tuvo la magnífica idea de conformar un grupo de niños para cultivar y desarrollar la música mexicana, quizás no tenía la certeza de que estaba dando un paso trascendental en su vida y en la vida de varios infantes.

Eso ocurrió hace ocho meses, al terminar un concurso que él organizó como locutor de Ecos de México, un programa que ama y le ha dado la posibilidad de conocer a mucha gente adulta y a niños como los que hoy conforman su grupo.

En aquel entonces, su mirada quizás se quedaba corta y pensaba que era una forma de salir un poco de la rutina, pero nunca imaginó que sacudiría los cimientos de la música mexicana en Las Tunas, que siempre ha tenido un buen arraigo popular, pero no como ahora, que es interpretada por niños.

El grupo ha sido una gran escuela, tanto para él como para los niños y sus padres, humildes todos, y algunos de ellos con serios problemas familiares, huérfanos, con un desarrollo difícil por varias razones y hoy se siente el rigor del camino andado, pero sobre todo del camino que falta por recorrer, del compromiso que cada día crece hacia el futuro y les dice que puede ser posible.

Quien escucha cantar a Los Aztecas del Balcón queda gratamente impresionado ante la profesionalidad de sus integrantes, profesionalidad que está por pulir, por supuesto, porque ninguno de los niños ha estado en una escuela de arte ni ha estudiado música ni canto, pero tiene lo más importante, que son las condiciones innatas para el desarrollo de esa manifestación.

Ya los niños tienen su peña habitual, ya se ven como cantantes de rancheras, se mueven bien en el escenario, con buenas proyecciones, y algo vital, en cada uno de ellos está la convicción de que pueden lograr cuánto se propongan porque cada día, en cada ensayo o presentación dan un paso hacia adelante.

De ahí que Adalberto y el equipo que lo acompaña se sienta contento con lo logrado hasta ahora; de ahí que se sienta confiado hacia dónde marchan, porque los niños van firmes, ganan experiencia y se formarán como profesionales del canto mexicano, ese que tanta gloria y dicha le ha dado a nuestros padres y abuelos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares