domingo, 17 de agosto de 2014



A Mandy Fernández Salazar lo conocí cuando era un niño y corría de un lado para otro por los pasillos de Radio Victoria, detrás de su madre, Marthica.

Siempre fue un niño vivaz e inteligente, y no pocos le vaticinaron su vida en la radio, porque no solo se dedicaba a andar detrás de su progenitora, sino que se metía en los estudios y se quedaba tranquilo mirando todo el proceso productivo de la radio, aunque quizás comprendiera poco, pero sin dudas comprendía.

Después, con el paso del tiempo, comenzó a incursionar en el medio y un día se fue a la Universidad de Oriente a estudiar Periodismo, y durante toda su carrera colaboraba con Radio Victoria, lo mismo escribiendo un programa que reportando una noticia, por lo que todos decían que sería un hombre de radio.

Pero la vida, con sus caprichos o con sus oportunidades lo puso frente a otro derrotero, y para asombro de todos, pidió trabajar en la Agencia Cubana de Noticias, donde hoy ya tiene un nombre, pesar de llevar poco más de dos años de graduado.

Mandy (José Armando) es asombrosamente un periodista integral para su tiempo. Y digo asombrosamente porque no es común que un recién graduado vaya mucho más allá de lo que ha aprendido en la Universidad o en las prácticas en los medios, porque en cuanto se sale de las aulas el cambio es abrupto, y comienza una adaptación difícil por un camino también difícil.

Sin embargo, Mandy trabaja como todo un consagrado, es una máquina de buscar noticias (buenas noticias), y estudia e investiga sobre diversos temas profesionales y de interés general, y diserta sobre aquellos que lo fascinan como el Periodismo Hipermedia, o la
Web 2.0 y ofrece experiencias y recetas de cómo hacer las cosas.

Siempre que Mandy habla hay que ponerle atención. Siempre que escribe hay que leerlo, porque además de saber que se está ante un buen excelente profesional, se disfrutan sus textos.

Aunque Mandy es corresponsal de la Agencia Cubana de Noticias también trabaja en la radio, y es capaz de incursionar en otros medios. En su corta vida laboral se ha ido perfeccionando en el periodismo cultural, y no son pocas las ocasiones en que la Redacción Central de la Agencia lo ha designado para darle coberturas a hechos trascendentales de la cultura en la nación.

Mandy es muy querido en nuestro gremio. Y no solo por ser un buen profesional, sino por su carisma, su forma de ser, su sencillez, sus excelentes relaciones humanas, y porque, digo yo, jóvenes como él son de los imprescindibles para el periodismo de hoy y del mañana.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares