viernes, 28 de noviembre de 2014



El Museo Bacardí, ubicado en la bella ciudad oriental de Santiago de Cuba, es como una suerte de llegada a diferentes épocas que trasladan al visitante hasta lugares insospechados, y desde que se llega a su puerta principal, la imponencia de su estructura arquitectónica hacen de la edificación una cautivante armazón de columnas y paredes llegas de historia.

Inaugurado el 12 de febrero de 1899, la instalación se creó gracias a la iniciativa y encomiable labor de Emilio Bacardí, un patriota cubano, historiador, novelista, dramaturgo y divulgador de la cultura, quien por entonces era el alcalde de la ciudad santiaguera, la segunda en importancia del archipiélago cubano, y en su afán cultural abrió además una biblioteca anexa al museo y de la Academia Municipal de Bellas Artes.

Recuerdo claramente la primera vez que visité este museo, hace ya varios años, y la impresión que me causaba cada sala, cada pieza arqueológica o histórica.

Este museo, que se erige como provincial, tiene como principales objetivos rescatar, investigar, conservar y exponer los bienes culturales con fines educativos, resaltar las tradiciones y el conocimiento de la historia así como contribuir a promover la educación patriótica del pueblo.

Hoy el museo Bacardí es una instalación polivalente por la diversidad y naturaleza de sus colecciones y en su vestíbulo hay objetos personales de quienes fueron el alma de la entidad: el propio Emilio Bacardí, su esposa Elvira Cape y José Bofill.

Salas que llevan a la Arqueología indocubana, el descubrimiento, la conquista y colonización por parte de España, el encuentro con las corrientes políticas del siglo XIX, la Guerra de los 10 años iniciada en 1868 y la del 95, armas de diferentes épocas, la historia de la guerra hispano-cubana-norteamericana, la seudo república, arqueología indoamericana y egipcia, la pintura europea, la pintura colonial cubana, el patio y callejón Bofill, conforman la estructura de la instalación.
Más de 23 mil bienes patrimoniales, entre los que se destacan documentos y manuscritos, partituras musicales, reliquias históricas de carácter patriótico, colecciones numismáticas, antigüedades curiosas y pertenencias de personalidades internacionalmente reconocidas y significativas para la nación, conforman la colección de la institución.

Primera institución de su tipo en Cuba, el Museo provincial de Santiago de Cuba siempre ha resultado un significativo exponente del centro histórico urbano de la bella y acogedora ciudad, y por fuera se distingue por su fachada ecléctica decorada con elementos neoclásicos.

Desde su creación hasta 1928, radicó en varios inmuebles inapropiados para su función, y por ello se propuso construir un edificio con características y capacidad necesarias para los fines propuestos y su diseño estuvo a cargo del arquitecto Carlos Segrera. En 1999 fue declarado Monumento Nacional.  


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares