domingo, 7 de diciembre de 2014



No por repetido cada año, el homenaje del pueblo a los mártires de la Patria y a la
caída en combate del Mayor General Antonio Maceo, deja de emocionar. Por el contrario, las lágrimas afloran y corren por las mejillas, los ceños fruncidos y los rostros de la tristeza que denotan la pena y el dolor de los familiares frente a la pérdida irreparable de sus seres queridos.

Niños y jóvenes, hombres, mujeres, ancianos, llegan hasta el cementerio para rendir tributo a quienes ofrecieron lo mejor de sí por la causa de la Patria, y ofrendaron sus vidas defendiendo las causas justas dentro o fuera del país.


Hoy hace 25 años que se realizó la Operación tributo, cuando en toda la nación se les dio sepultura en su suelo patrio a los mártires internacionalistas caídos en otras tierras del mundo, y la piel volvió a erizarse, los ojos se nublaron y el nudo abrochó la garganta al sentir las notas del Himno nacional, y sentir el canto de la bandera frente al viento, y el susurro de amor que emana de la tierra santa con su carga de preciado valor.

Otra vez volvieron los rostros de la tristeza, los ojos mirando al infinito y la mente posada en la última imagen del ser querido que descansa en paz ante tanta muestra de amor y respeto, de ternura.

Diciembre nuestro volvió, y este día 7 hizo vibrar a la Patria ante sus hijos queridos, impregnados del ejemplo de Maceo, que hubo de caer con el balazo número 27 sobre su cuerpo, para iluminar a los hombres y mujeres que hasta el fin de los tiempos han jurado ser como él.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares