lunes, 29 de diciembre de 2014

La gente cree que a los cubanos de acá nos pueden manipular con falsas ideas y falsos proyectos que solo sirven de fachada para la agitación política contra la Revolución.

Y es increíble cómo dan las cosas por hechas, porque desde esta mañana en no pocos medios de prensa que no esconden su agresividad con Cuba, aseguran que mañana colmarán la plaza para asistir al circo de la artista de la plástica Tania Burguera.

Como era de esperar, el Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP), ha emitido una nota en la que explica que “luego de largas conversaciones con Tania Bruguera, ha decidido mantener su decisión de no apoyar el proyecto El susurro de Tatlin que la artista viene gestando a través de la plataforma Yo también exijo”.

Ya tienen la respuesta contundente de la mayoría de los artistas de la plástica que viven en Cuba y deciden sus propios derechos, que nadie tiene que venir a imponerlos con aparentes buenas ideas que lo que esconden es la agresividad que siguen teniendo los exponentes de la contrarrevolución.

El CNAP ha sido claro: “Según las actuales circunstancias, resulta inaceptable la realización de este pretendido performance en el simbólico espacio de la Plaza de la Revolución, especialmente teniendo en cuenta la amplia cobertura mediática y la manipulación que ha tenido en los medios difusores de la contrarrevolución”.

Y ha aclarado muy bien: en el simbólico espacio de la Plaza de la Revolución, porque lo último es que hasta ese lugar sagrado lo pretenden tomar para sus espectáculos insidiosos.

¿Por qué Tania Burguera no ha aceptado el grupo de alternativas y principios a partir de los cuales se podría desarrollar esta acción, propuestos por el Consejo Nacional de Artes Plásticas? ¿No es un perfomance lo que quieren hacer? Por qué no lo hacen en los lugares propuestos, como paradas de ómnibus, en las calles, fábricas y universidades? ¿Por qué tanto interés por la Plaza de la Revolución, que es nuestra?

Es mucha la desfachatez y la creencia de su supuesta superioridad ante los directivos culturales cubanos, que para ellos tienen luz corta y por ello no se darían cuenta de su propaganda política, tipo show barato, aparentemente camuflada de forma burda.

Nuevamente se cogen "los pies" con la puerta. Nuevamente chocan con el muro de concreto que se interpone a su chantaje, y a la exigencia pública de sus derechos, de ellos, nada más, porque los nuestros son nuestros y diferentes en su esencia.

Al final, hasta lástima inspiran. Y eso resulta triste, muy triste.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares