sábado, 31 de enero de 2015

Restos de la antigua Keta.
Boyal Emmanuel despierta de la madrugada y comienza a preparar sus redes para salir en busca del sustento diario. Se detiene en la puerta de su pequeña casa y mira hacia el mar, del que sale un ronquido que él conoce muy bien. “Habrá tormenta”, se dice al tiempo que sigue preparando sus artes, pero no se sustrae a la tentación de mirar una y otra vez hacia la masa de agua que ruge  imponente, mientras las ráfagas de viento, a ratos, se hacen sentir sobre el techo.

Antes de clarear la mañana, Emmanuel desiste de salir en su bote, después de varios intentos; se dispone a poner a buen recaudo su pequeña embarcación, mas no puede. La tormenta llega con su canto de guerra. El mar se alza sobre Keta, pueblo de pescadores, y ansía devorarlo todo. El joven marino se da cuenta de lo que se aproxima y por ese instinto de salvación, corre en sentido contrario a la masa de agua, alejándose de la costa.

En un breve período de tiempo el mar se traga las casas y su gente. Keta va desapareciendo entre las turbulentas aguas del
Golfo de Guinea que avanzan más de un kilómetro sobre el barrio de pescadores.

Muchos años después

El año 1947 fue el punto de partida para una nueva Keta, aunque nunca ha sido igual a la de aquel día en que el mar penetró sobre su cuerpo y la destrozó completamente.

Ahora Keta es algo distinta. Aun cuando en su playa emergen restos de lo que fue a mediados del pasado siglo, nunca ha llegado a ser aquel pueblo alegre. Cada uno de sus habitantes lleva todavía el luto por un ser querido tragado por el mar.

Anders y Raúl, en plena faena en la costa. (Fotos: Ahmed Velázquez)
Boyal Emmanuel lo sabe muy bien. Ahora, cuando relata esta historia, sus viejos ojos brillan en el tiempo, y aquel triste acontecimiento lo compara, desde una perspectiva positiva, con otro hecho que ha sacudido a la nueva Keta: la llegada de dos jóvenes médicos cubanos que se han adueñado del corazón de los pescadores, quienes son asaltados por los galenos cuando terminan de pescar y son atendidos mientras preparan los botes para el descanso.

Aunque algunos pescadores protestan, Raúl les revisa sus dientes y los orienta en la propia orilla del mar para que vayan a su consulta, en una labor de terreno peculiar. Su compañero Anders, con su estetoscopio y esfigmo  a cuestas anda en busca de la detección y prevención de enfermedades entre los pescadores, quienes en ocasiones lo miran incrédulos por encontrarlo demasiado joven.

Ha sido difícil insertarse en este mundo de pescadores que en su mayoría nunca habían visto un médico. “Al principio nos veían como a intrusos que venían a perturbar su paz, pero poco a poco hemos ido ganando adeptos y hoy existe linda una relación entre nosotros”, dice  Anders y mira hacia las intranquilas aguas del Golfo de Guinea, allá, a unos cientos de metros, donde se supone que está sumergida la antigua Keta.

Para Raúl ha sido mucho más difícil. Hay que ver a un estomatólogo ejerciendo aquí, donde la mayoría de las personas se limpian mal los dientes con unos palitos que acaban con las encías. Lograr que abrieran la boca en la misma orilla del mar ha dado un trabajo que ni hablar de eso; pero con perseverancia y buen trato se ha ganado a la mayoría de ellos, aunque algunos estén renuentes e influyan en los otros.

Raúl y Anders también tienen una influencia muy grande en la otra parte de Keta, esa que se ha levantado ahora a unos pocos metros de la costa. Tanto en el hospital del distrito donde laboran como en todo el pueblo, la gente los admira y los trata como a dos de las personalidades más importantes del lugar.

Los dos galenos de la Isla no se envanecen por ello. Por el contrario andan a la sombra del pueblito de Ghana, en el África subsahariana, y por las tardes llegan hasta la playa en busca de los cocoteros y el azul del Golfo de Guinea, y se sientan a mirar el infinito para estar más cerca de Cuba.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares