domingo, 11 de enero de 2015

Tengo una amiga periodista de Colombia que vino de visita a Cuba y tuvo que pasar por la ciudad de Las Tunas, al oriente del país, en honor a nuestra amistad, y quedó maravillada con nuestra pequeña ciudad, y no por vivir en Bogotá, una urbe inmensa y moderna que preserva sus valores arquitectónicos iníciales.

Angélica, que es su nombre, me comentaba lo acogedores que le resultaban las calles e inmuebles de Las Tunas, con su fino estilo ecléctico y otras instalaciones modernas que se han incorporado a su vida, y muy grande fue su asombro cuando le conté que había sido quemada tres veces en nuestras guerras de independencia y levantada de sus cenizas parabién de sus habitantes.

De eso hace unos ocho años, y ahora, cuando le envío a 
Angélica nuevas imágenes de la ciudad, las compara con las que se llevó en aquella ocasión y me escribe llena de alegría por ver las mismas edificaciones pero con una cara diferente y añora volver para disfrutar de nuestra capital provincial.

Entonces le he contado del Proyecto Imagen y desarrollo, empeñado en mantener bella y renovada a Las Tunas, y nos felicita por lo que hacemos en beneficio del lugar donde vivimos, porque eso no siempre se da en todas las ciudades.

Y es que el Proyecto Imagen y desarrollo es una de las mejores experiencias que le ha pasado a esta ciudad, porque los tuneros en su mayoría reconocen cómo ha cambiado nuestro entorno, que nos envuelve con su magia cuando caminamos sus calles y nos detenemos en un portal o frente a cualquier inmueble, mudo testigo de lo que se hace por estos lares para mantener más bello, acogedor y funcional el pedazo de tierra en el que nos ha tocado vivir.

Claro que hay detractores, quienes solo se detienen en las manchas, casi siempre gente que sobrepasa los 50 años, y critican constantemente lo que se hace para preservar y desarrollar a Las Tunas, con los argumentos, también casi siempre, de que esta ciudad no es las de sus años mozos.

Claro que no puede ser la misma porque si no Las Tunas y los tuneros nos hubiésemos detenidos en el tiempo, y los críticos se quedan sin argumentos en sus críticas de que se ha invadido la ciudad con cosas nuevas, porque en verdad lo que se hace es mezclar lo nuevo con lo viejo y de forma inteligente.

Algo bueno que ha pasado con este proyecto que no pasó antes es la suma al equipo de trabajo de artistas de la plástica que quieren el buen desarrollo de su ciudad, y creadores como René Peña, Nóver Olano, Manuel Montero y Leonardo Fuentes ofrecen su aporte sabio desde el conocimiento.

Las Tunas tiene más de dos siglos de existencia y no es una vieja con maquillaje, como algunos pueden pensar, sino una ciudad renovada, que demuestra su juventud y vigor a pesar de los años, y eso sin dudas se debe al Proyecto Imagen y desarrollo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares