domingo, 8 de marzo de 2015

Jorge, a la izquierda.
Esta es una foto emblemática para mí, por lo que representa Jorge Carbonell López como amigo y profesional, y fue tomada en un día de la prensa cubana, cuando almorzábamos en un lugar campestre de Las Tunas.

A Jorge lo conocí cuando yo era un adolescente y estudiaba el octavo grado en la escuela secundaria básica Wescenlao Rivero, de la ciudad de Las Tunas, y él nos impartía Matemática como el profesor titular de esa asignatura en el grado.

Por aquellos tiempos era tan joven como nosotros y aún tenía pelo, pero su incipiente calvicie descubría un futuro brillante en su cabeza, aunque lo que más llamaba la atención a las niñas del aula era su voz, que parece acariciaba las cuentas, los problemas, las ecuaciones, y la mayoría de ellas suspiraba cuando para aligerar un poco la dura materia, declamaba un poema de amor que dejaba muertas a las representantes del género femenino.

Entonces, con su pícara mirada echaba una ojeada al aula, y rompía el hechizo de las adolescentes damas con su voz que cortaba el aire cuando decía: “¿les gustó? Pues ahora a la Matemática”, y volvían las ecuaciones, los problemas, los cálculos, las figuras geométricas, los sistemas numéricos, el álgebra, los análisis, que a no pocos nos dejaba con la boca abierta y la cabeza echando humo.

Después de aquel año o algún tiempo después, Jorge dejó la docencia y comenzó a trabajar en la emisora Radio Circuito, actual Radio Victoria, y el mundo de la locución lo absorbió y los oyentes agradecieron aquella voz que surcaba el éter, y las muchachas suspiraban con sus poemas, y la imaginación jugaba libre con aquel hombre con una voz hecha para la radio.

A partir de entonces su carrera comenzó a ser brillante, porque no solo tenía la voz ideal, sino porque estudiaba y se actualizaba constantemente, y se graduó de Periodismo y su camino fue despejado y lleno de triunfos en el difícil arte de la locución, y un día se fue a trabajar a Radio Habana Cuba, pero regresó, hasta que otro día se casó y se fue a vivir a Venezuela, país en el que estuvo alrededor de 10 años porque regresó a su tierra natal y a su emisora natal, que nuevamente le abrió las puertas a su talento y a su entrega total, sin límite por lo que hace.

Hoy Jorge es una leyenda viva de la locución en Cuba. Presidente de la Cátedra de esa especialidad en la provincia de Las Tunas y miembro de la Comisión Nacional de Evaluación, ha impartido clases y conferencias en todo el territorio nacional, y se mantiene firme en sus programas diarios: la revista Hablemos de, y el noticiero Impacto, de los cuales es su conductor, en el romántico Bajo las estrellas, en el histórico dramatizado Caminos, siempre dejando ver sus dotes como comunicador y su influencia para todos los profesionales de la voz que lo rodean, porque él es, por derecho propio, la voz de oro de la locución en Las Tunas.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares