miércoles, 14 de octubre de 2015

Como una forma de saldar la deuda con su propia historia, el pueblo cubano siempre se ha caracterizado por la ayuda internacionalista a otros pueblos del mundo.

Así, en las décadas del 70 y del 80 del pasado siglo, la presencia cubana se hizo fuerte en África, donde su protagonismo fue relevante en la lucha contra la Apartheid, y más de 300 mil cubanos cumplieron misiones militares. Una parte de ellos entregó la vida por las causas nobles de esos pueblos oprimidos.

Los restos de los heroicos combatientes caídos, reposaron muchos años en las rojas tierras africanas, y luego de un extraordinario trabajo en el que participaron especialistas del Instituto de Medicina Legal de Cuba para la identificación y preparación de los cadáveres en el cementerio de la Misión Militar Cubana en Angola, el 7 de diciembre de 1989, se iniciaba la Operación Tributo, que consistió en el traslado a la Patria de los restos de los dos mil 077 cubanos caídos en Angola, 160 en Etiopía y 113 en otros países, para darles sepultura en la tierra que los vio nacer.

La Operación Tributo se hizo coincidir con el aniversario 93 de la caída en combate del Mayor General Antonio Maceo Grajales, pilar fundamental en las guerras de liberación del siglo XIX, y su ayudante, el capitán Panchito Gómez Toro, para rendir en solemne ceremonia el homenaje de todo un pueblo a quienes con su sangre abonaron la causa de la independencia en otras naciones.

De ahí que el 7 de diciembre de 2009, se cumplió el vigésimo aniversario de la Operación Tributo, y Cuba toda acudió en solemne peregrinación hasta los panteones edificados a los caídos, para rendir merecido homenaje a los que con su sangre ayudaron a la liberación de otros pueblos.

Cada año, en la ciudad de Las Tunas, la peregrinación parte desde el parque Maceo, en el mismo corazón de la urbe, y recorre las principales calles hasta el cementerio Vicente García, donde el pueblo, junto a los familiares, reunidos ante el panteón a los caídos, se les rinde tributo a los hijos, hermanos, padres… que entregaron sus vidas por un mundo mejor.

Siempre, en una mañana soleada, están los rostros de la tristeza, que enseñan el dolor del alma ante la ausencia del ser querido. Son los mismos rostros que una vez expresaron su alegría junto a ese que hoy no está.

Estos son los rostros de la tristeza. Siempre vuelven a expresar el dolor que han llevado dentro, junto a los nichos de sus seres queridos, y justamente el 7 de diciembre, cuando se cumple un aniversario de la Operación Tributo, aquel heroico gesto de Cuba cuando su pueblo dio sepultura a quienes cayeron combatiendo en otras tierras del mundo.

No han faltado las lágrimas por el ser querido, la tristeza por quienes entregaron sus vidas por una causa justa; la entereza ante el ejemplo legado a las nuevas y futuras generaciones.








0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares