miércoles, 25 de noviembre de 2015

Ernesto y Tomás, en la toma de posesión del Rey de Sissala. (Foto Ahmed Velázquez)
Todo comenzó hace unos 200 años.

Abudu Tituo tenía dos mujeres: Delfina y Yanet,  que peleaban constantemente por sus celos.

Las dos mujeres trabajaban en el campo para sostener la casa. Un día a  Delfina se le rompió el palo utilizado para sembrar, y Yanet, con su sed de venganza, le dijo que quería ese palo entero. La otra mujer fue al mercado y compró uno nuevo, pero no fue aceptado por su contrincante, que en ese momento era apoyada por Tituo, quien debía tomar partido por una de las dos.

Según cuenta la leyenda, Delfina, desesperada, le pidió a su dios que la ayudara, y por acto divino el palo se unió por la parte fracturada. Cuando Tituo vio aquello, se le ocurrió la idea de curar los huesos partidos de los nativos de su tribu y así fundó lo que él llamó el Centro Tradicional del Hueso que ha venido prestando servicios de generación en generación, en la comunidad de Gwollú, Ghana, en el África subsahariana.

Desde entonces el Centro ha curado a miles de enfermos (aunque a algunos parcialmente) de toda la región, incluyendo a pacientes del vecino Burkina Faso. Sus tradicionales especialistas, partiendo de la premisa de que el hueso humano cicatriza a los cuarenta y un días, utilizan ungüentos y tablillas para curar las fracturas y hasta ingresan a quienes lo requieran.

Esto ha sido durante 200 años.

Mas en el siglo 21 las cosas han cambiado de cierta forma, porque con la llegada de los  médicos cubanos Ernesto Pérez Jerez y Tomás Milanés Sánchez, a Tumú, en el distrito de Sissala, donde se encuentra Gwollú, los especialistas tradicionales del Centro consultan a los galenos  de la Isla, quienes, con mucho respeto, intercambian criterios para curar las fracturas.

Así ellos visitan sistemáticamente la comunidad de Gwollú y después de atender a los nativos en su labor de terreno, van al Centro a ofrecer sus conocimientos.


Estos dos jóvenes son muy respetados por el actual jefe del Centro, Abudu Tituo, tataranieto de su fundador, quien ve en ellos a dos cooperantes que incondicionalmente brindan su ayuda para mejorar la salud de los nativos de Gwollú.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares