martes, 22 de marzo de 2016


Las narices rojas inundaron las calles de Las Tunas para atraer a grandes y chicos a partir del clown, y los ojos se posaron en cada movimiento, cada gesto que descubren a seres amantes de las artes escénicas más allá del escenario, porque nacieron para alegrar a los demás en el afán de tomar los espacios por asalto.

Y no son solo asaltos de amor, son, sobre todo, actos de creación que alumbran la esperanza de un mundo mejor, lleno de risas, frases bellas y felicidad. Así transcurrió el Tercer Taller internacional de payasos en Las Tunas, erigida en ciudad para la señal de que estamos vivos y atentos al mundo de esos seres de gorros y ropas de colorines, capaces de crecerse por su público.

Ernesto Parra, el director de Teatro Tuyo, nuevamente se las ingenió para crear un espacio para y desde el debate, más allá de la actuación, de la risa o el sentimiento. Porque desde el 2010 se lo propuso y en cada edición crece su talento no solo para el acto mismo de sus obras, sino para aunar esfuerzo alrededor de una técnica que antes de él estaba poco menos que olvidada.

Con su personaje Papote, Parra dio la bienvenida y la despedida a todos cuantos se atrevieron a llegar hasta Las Tunas y apostar por el clown. Porque el mundo debe ser de risa y no de guerra, y las personas tienen que reír para ser felices y soltar sus riendas en los teatros y aquellos espacios que acojan la esperanza.

Irrumpir en la escena cubana desde el clown con el crítico de teatro Omar Valiño en un panel que esparció ideas para el debate, fue un momento de esplendor, porque es posible soñar y crear con los pies bien puestos en las tablas o en cualquier otro escenario, y siempre a partir del trabajo siempre en ascenso del emblemático grupo tunero.

Ahora lo de Teatro Tuyo, principal promotor del evento, va más allá de nuestras fronteras, porque en su nuevo sitio oficial en la Red, el mundo y una parte de sus moradores conocerán y comprenderán que aquí en Las Tunas existen pasos firmes en la escena del clown.

Así también las palmas para los talleres guiados por especialistas de Colombia, México y Argentina, acerca de la técnica corporal, del gesto que puede sustituir a la palabra, y el intercambio con un público siempre ávido de conocer y de creer en lo que ve y siente.

Las emociones afloraron con las narices rojas en las calles y otros espacios, pero sobre todo, la palabra y el gesto irrumpieron en los eventos teóricos para demostrar que otro clown es posible.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares