sábado, 7 de mayo de 2016

En Ghana, país del África subsahariana, abundan los vendedores por doquier, y los panaderos son por montones, donde quiera que se detenga un ómnibus ahí están ellos, con un alimento que cualquiera agradece.

Comer algo de los vendedores siempre es un riesgo de enfermedad, porque en ese continente el medio ambiente es demasiado hostil; sin embargo, los panes siempre tenían buena presencia, correcta envoltura con nylon, y sobre todo son extremadamente sabrosos, porque no son ni dulces ni salados, y son suaves.

Siempre en los ómnibus detenidos llegan muchos vendedores, pero los panaderos son mayoría, y observe en la imagen la lucha por vender, porque de eso viven y pasan largas horas para que alguien les compre.

De todo lo que nuestro equipo de prensa comió por su recorrido africano, fue sin dudas el pan lo más aceptado. Y era nuestra costumbre cuando viajábamos, el comprar aquellos panes, tres o cuatro latas de sardinas y hacer grandes bocatidos que bajaban con Coca Cola o Fanta, para resistir las largas horas sobre el camino.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares