martes, 3 de mayo de 2016

Ocurrió un día cualquiera de nuestro recorrido por Ghana, en el África subsahariana, cuando comenzábamos la intensa faena por todo el país.

Una mañana en que andábamos con médicas cubanas nos encontramos en la carretera del pueblito nombrado Town, a unos niños con su tradicional carga sobre la cabeza, y a Santana se le ocurrió que nos colocaran aquellos objetos sobre las nuestras, lo cual resultó una verdadera odisea, porque no lográbamos el equilibrio para sostener las viandas en lo más alto de nuestra estatura.

Así el intrépido y genial fotorreportero Ahmed Velázquez dejó plasmada en su lente esta escena, en la que, ¡al fin! pude sostener la bandeja para la historia, al lado de aquellos pequeños niños africanos a los que se les alegraba la vida cuando compartíamos un momento con ellos.

Y yo me sentí africano en ese instante, y comprendí algo difícil de explicar: qué se siente al llevar un peso como ese en la cabeza.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares