lunes, 23 de marzo de 2015

A través del Cieric las comunidades de Las Tunas se han llenado de espiritualidad,
La Oficina regional del Centro de Intercambio y Referencia-Iniciativa Comunitaria, Cieric, en la provincia de Las Tunas, es una suerte de laboratorio para llevar a las comunidades la espiritualidad que emancipa a las personas ante los agobios propios de la vida, tanto laboral como personal.

Desde que se tuvo la brillante idea de que en Las Tunas existiera la institución que dirigiera el trabajo de las cinco provincias orientales, este territorio ha tenido el privilegio de ver el desarrollo comunitario, porque la Oficina ha servido para agrupar a la intelectualidad en torno a la gente de menores recursos, de los lugares menos desarrollados.

El Cieric, junto a la Unión de Escritores yArtistas de Cuba en la provincia, han mantenido una simbiosis que hace grande a los artistas empeñados en llevar el arte y la literatura a gente de barrios, donde escasean las opciones culturales y la vida muchas veces se torna monótona.

No puede ser de otra manera, y hoy comunidades como Boquerón e Itabo, en Puerto Padre, el Club familiar, el reparto Aguilera y el propio centro de la ciudad de Las Tunas son diferentes por proyectos comunitarios que se han ganado el cariño y la admiración de la gente, que acuden a sus sedes y actividades en busca de un momento diferente, y siempre lo encuentran.

Pero no es solo en Las Tunas, porque en las otras cuatro provincias orientales el desarrollo comunitario también se nota de manera excepcional, y eso se debe a un Centro que se empeña cada día en preservar y despertar la espiritualidad de las personas, para que al mismo tiempo sean mejores seres humanos.

La Oficina de Las Tunas es una sede pequeña y modesta, con solo cuatro  profesionales que cada día aportan lo mejor de su talento en busca de nuevos horizontes, de nuevas metas.

En todo el país el Cieric tiene una labor destacada, pero Las Tunas con las demás provincias orientales son de referencia, y son miles de personas de esta región que ya no podrían vivir sin sus proyectos, porque los proyectos son vida y juventud, aunque sean cientos las personas de .la tercera edad que acudan a ellos, además de los niños, dos de los grupos priorizados.

Por eso la Oficina del Cieric en Las Tunas, además de una suerte, se ha convertido en un lugar de hacer bien, a través del arte y la literatura, y eso no tiene precio si de valor se trata, porque lo más importante está en el espíritu y el Cieric trabaja con y para el espíritu.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares